Cuerdas – Guitarra

Guitarra es un término que deriva de un vocablo árabe pero cuyo antecedente más remoto se halla en la lengua griega. Se trata de un instrumento de cuerdas que dispone de una caja de resonancia, un mástil con trastes y seis cuerdas que suenan al ser rasgadas con una púa o con los dedos.

Es posible distinguir entre la guitarra clásica (también conocida como guitarra española) y la guitarra eléctrica (en este caso, la vibración de las cuerdas es amplificada a través de un equipo electrónico). Ambos instrumentos musicales emiten distintos tipos de sonidos, por lo que su elección suele depender del estilo de música que se pretende interpretar.

La forma, el tamaño y el número de cuerdas de la guitarra han variado a lo largo de la historia hasta adoptar la forma de la actualidad. Hoy la mayoría de las guitarras están hechas de madera de abeto, palo santo, pino, cedro, ébano o ciprés. La guitarra dispone de una caja de resonancia, un mástil, un puente, un diapasón, trastes, seis cuerdas y un clavijero.

Las cuerdas son nombradas empezando por la de abajo de todo y se conocen de acuerdo a los números ordinales: primera cuerda, segunda cuerda, tercera cuerda, cuarta cuerda, quinta cuerda y sexta cuerda. La primera cuerda es la más aguda, mientras que la sexta cuerda es la más grave.

Para tocar la guitarra, lo habitual es que se apoye la caja de resonancia sobre el regazo, orientando el mástil con dirección a la izquierda. La mano izquierda oprime las cuerdas contra el diapasón, mientras que la mano derecha se encarga del rasgueo o del punteo.

Partes de la Gutiarra

Clavijero

El clavijero de la guitarra es (dependiendo de la guitarra) generalmente una pieza rectangular que contiene sus clavijas de afinación.

Aquí, las cuerdas de la guitarra se enrollan alrededor de los cabezales de clavija, que son los objetos dorados o plateados que parecen botones en la parte superior de la guitarra. Estos mantienen las cuerdas apretadas y en su lugar, de modo que cuando mueves los cabezales de clavija, la afinación es posible.

Sin esta parte, la guitarra es básicamente inútil. Esta es también la parte más abusada de este instrumento. Para los principiantes, golpear la cabeza contra las cosas es algo a tener en cuenta. Además, la culata principal a menudo lleva el logotipo de la marca en la parte superior.

Clavijas

Estos pequeños artilugios dan vida al sonido de la guitarra. Las clavijas con los objetos que sobresalen del clavijero y también sujetan sus cuerdas a la culata. Al apretar o aflojar las clavijas de la guitarra, puedes manipular el sonido de una cierta cuerda. Esto se llama afinar.

Afinar una guitarra puede ser complicado, especialmente para los principiantes, porque la afinación por oído es difícil. También ten en cuenta que tus cuerdas están a merced de las clavijas. Así que no las aprietes demasiado, o corres el riesgo de romper esa cuerda por la mitad.

Cejilla

La cejilla de la guitarra está directamente debajo del cabezal. Juega un papel crucial en la colocación de las cuerdas. Cada cejilla tiene ranuras verticales en su superficie. Estos surcos sirven para un solo propósito: mantener las cuerdas en su lugar.

Aunque las cuerdas pueden estar unidas a sus cabezales, aún deben mantenerse en su lugar para que, cuando se toquen, puedan vibrar de una manera firme y controlada. Si la cuerda no estuviera colocada de manera segura, esta se movería mucho más de lo que desearías, lo que resultaría en un sonido no deseado.

La cejilla es a menudo una parte de la guitarra que la gente ni siquiera sabe que existe, debido a su ubicación delgada y sutil. Pero ahora ya sabes.

El diapasón

Mucha gente confunde el diapasón y el cuello de la guitarra con la misma cosa. Este no es el caso. El diapasón es la sección larga de madera de la guitarra que sostiene sus cuerdas y trastes. Aunque el diapasón está en el cuello, no es el cuello real.

El diapasón está ahí con un propósito principal: permitir que los dedos se coloquen en las cuerdas para que puedas tocar. Los trastes de la guitarra también deben estar en el diapasón y estos son lo siguiente en la lista de la anatomía de la guitarra acústica.

Trastes

Los trastes son las barras plateadas que se encuentran a lo largo del diapasón y tienen una gran cantidad de poder sobre el sonido principal de sus canciones.

El diapasón contiene varios trastes, a menudo con menos espacio entre ellos cuanto más desciende hacia el cuerpo de la guitarra. Los trastes hacen una cosa: acortan la longitud de vibración de esa cuerda desde el punto donde presionas hacia abajo con el dedo, hacia el puente, controlando así el tono y el sonido de la cuerda que tocas.

Básicamente, presionando tus dedos entre ciertos trastes y tocando esa cuerda, sonará un sonido diferente. Cada espacio entre los trastes (junto con la cuerda que corre por esa sección) tiene su propia nota musical. Aprender las notas es la parte difícil. Por ahora, solo debes saber que los trastes básicamente controlan el tono de la cuerda que tocas, dependiendo de qué espacio presionas tus dedos hacia abajo.

Mástil

El mástil de la guitarra es bastante autoexplicativo. Es básicamente la sección de la guitarra que contiene el diapasón, cuerdas y cabezal. La sección en la parte inferior se conecta a la guitarra. Como puedes ver, es bastante diferente del diapasón, ya que contiene prácticamente el diapasón, así como varias otras partes.

Los marcadores de posición

Los marcadores de posición son pequeños puntos entre ciertos trastes en tu diapasón. Lo que estos pequeños hacen es darte una referencia fácil a qué traste estás tocando. Estos puntos también se llaman incrustaciones y se colocan en ciertos puntos.

Por ejemplo, los esquemas más populares para estos marcadores de posición involucran el tercer, quinto, séptimo y noveno traste, dobles puntos en el duodécimo traste, individuales en los 15, 17, 19, y 21, y si están presentes, dobles incrustaciones en el traste 24.

Cuerdas

Este puede ser el hermoso corazón de la guitarra, la parte que hace que tus canciones, melodías, arpegios y acordes cobren vida. Se necesitan cuerdas para tocar la guitarra, y se unen de dos modos diferentes: en el diapasón, donde los dedos presionan las cuerdas para cambiar el tono y el sonido, y también sobre el pozo de sonido, donde las cuerdas se pueden tocar charrasqueando o pulsando con los dedos.

Las cuerdas se deben afinar correctamente para obtener el sonido deseado y deben estar bien mantenidas. Hay dos tipos de cuerdas que se pueden usar:

  • Nylon: las cuerdas de nylon se encuentran en las guitarras clásicas, los tipos que se tocan en el flamenco español o en otros estilos similares. Estas tienen un sonido más suave y fresco.
  • Acero: cuerdas de acero se pueden encontrar en guitarras acústicas y eléctricas. Tienen un sonido más duro. Las cuerdas de acero, como las cuerdas de nylon, pueden romperse, así que ten cuidado y cuídalas bien.

El cuerpo

El cuerpo es la pieza en forma de reloj de arena de la guitarra que contiene varias otras partes esenciales para su interpretación. Hay muchos tipos de estilos de cuerpo para la acústica. Los cuerpos vienen en diferentes tamaños, y elegir un tamaño que se ajuste a ti es tan importante como cualquier otra cosa.

Puente

El puente de la guitarra puede ser considerado el destino final de las cuerdas en una acústica. Aquí, las cuerdas corren sobre la selleta y van hacia las clavijas, donde finalmente se asientan en su lugar de descanso. El puente está configurado para mantener la selleta en su lugar.

Piensa en ello como una alfombra de piso con estilo. Claro, las clavijas y la selleta podrían colocarse en la madera real de la guitarra, pero ¿qué aspecto tendría? Horrible. Si necesitabas una respuesta a eso.

cejitta

Al igual que la cejilla sujeta las cuerdas en su lugar en la parte superior de la guitarra, la selleta hace lo mismo en la parte inferior. En esta hay seis ranuras para que las cuerdas se aniden cómodamente en el interior en su camino hacia las clavijas, donde terminarán su largo viaje. La selleta está ahí para el soporte de cuerdas y para mantenerlas apretadas para que los sonidos que toques sean fuertes y nítidos.

Historia de la Guitarra

No hace falta decir que la guitarra es uno de los instrumentos musicales más utilizados en el mundo entero. Su popularidad para interpretar todo tipo de música es elevada y resulta imprescindible en cualquier grupo.

¿Pero de dónde procede la guitarra? ¿Cuál es su origen y cómo ha ido evolucionando a lo largo del tiempo?

Resulta complicado profundizar en el origen mismo de la guitarra a la vista de que, en la antigüedad, existían varios instrumentos similares con los que compartió popularidad.

Las primeras demostraciones de un instrumento que coincide con la filosofía de la guitarra datan del año 1000 a.C., cuando los asirios y hititas ya utilizaban algo similar.

Y en el antiguo Egipto ocurría algo similar, tratándose de lo que se puede considerar de manera precisa como el precursor de la guitarra. De épocas posteriores se cree que fueron los romanos quienes introdujeron el instrumento en España, si bien es algo de lo cual no ha quedado un registro definitivo.

Siglos XI y XII – Edad Media

Si un momento dado de la historia se puede atribuir al origen de la guitarra como instrumento de uso en tierras europeas, especialmente en España, ese es la Edad Media. Hubo distintos instrumentos que entraron con fuerza en distintas culturas.

Se vieron, en los siglos XI y XII, variantes de las guitarras. Tenía popularidad la mandora y también la guitarra latina. Contaban con diferencias en cuanto a forma y elementos, denotando cambios propios de los puntos de origen de los que procedían.

Mientras la mandora era más propia de culturas orientales, en la guitarra latina se apreciaba un claro origen basado en la evolución de las cítaras de Europa Central. Se pueden ver estos tipos de guitarra en varias obras artísticas y arquitectónicas de la época.

Siglo XIV – Primera Guitarra Española

Llega un punto de inflexión para la historia de la guitarra que supuso un importante cambio en el uso de este instrumento: la aparición del primer prototipo de lo que podemos considerar guitarra española.

Se comenzó a utilizar por parte del pueblo español en celebraciones y otro tipo de actos. Era una herramienta que encantaba al pueblo y que animaba cualquier fiesta.

De manera paralela en España también se comenzó a utilizar la vihuela, una guitarra que se convirtió en la elección de los cortesanos y la aristocracia.

De esta manera, cada grupo tenía su propio instrumento musical predilecto dentro de esta categoría.

Cabía destacar que la guitarra del pueblo estaba formada por cuatro cuerdas dobles, mientras que la vihuela apostaba por seis.

Siglo XVI – La Quinta Cuerda

La situación de la guitarra cambia gracias al ingenio de distintos expertos. La historia cuenta que Vicente Espinel, que en la época tuvo una gran amistad con el escritor Cervantes, logró que se impusiera la idea de incorporar una quinta cuerda al instrumento.

España se hacía cada vez más a este instrumento y comenzaba a publicarse obras enfocadas al mismo.

Hubo una fuerte rivalidad entre los modelos de cuatro y cinco órdenes, pero al final se impuso el que había defendido Espinel. Al mismo tiempo, se atribuyó su origen a la cultura española y su éxito desplazó tanto a la vihuela que esta prácticamente desapareció. La guitarra española se había ganado a la audiencia en todos los aspectos.

Siglo XVII – Guitarra Española

En esta época el instrumento se había convertido en una clara representación de la cultura española. Un tratado de Juan Carlos Amat ayudó a obtener esta normalización y de forma internacional se reconocía abiertamente.

El esfuerzo realizado por Espinel había llevado a que toda la sociedad, sin importar clase o posición, adoptara esta guitarra de cinco órdenes como la norma. Esta fama se apoyó desde la literatura con publicaciones que reforzaron la relevancia del instrumento.

También se publicaron guías y manuales para que más personas la pudieran tocar con gracia. Era parte dela filosofía que se defendía desde España: tener un instrumento fácil de tocar y agradable, totalmente opuesto a la sobrecarga a la que se sometían los diseños del extranjero.

La fama mundial de la guitarra la lleva a ser adoptada también en otros países, llegando a transformarse en el instrumento predilecto de Luis XIV. No obstante, no termina de cuajar en su entrada al grupo de la música de cámara, en el cual todavía se le ponen trabas.

Siglo XVIII – Guitarra Eléctrica

El siglo comienza con un momento decisivo para el diseño de la guitarra al incorporarse una sexta cuerda. Por otro lado, se adopta la afinación moderna y también cambia el proceso de tocar la guitarra, tanto en el pulsado de las cuerdas como en la colocación de las manos.

Se llevaron a cabo cambios en la estructura de las guitarras para adoptar el modelo clásico recordado por tener el trastero elevado.

Siglo XIX – Aceptación de la Guitarra

La música de cámara acepta la guitarra y se convierte en instrumento de concierto. Aumentan las obras escritas para este instrumento y comienzan a destacar nombres célebres de guitarristas españoles, como Dionisio Aguado o Fernando Sor.

Al mismo tiempo, la guitarra llega también a Estados Unidos, lugar donde sufre modificaciones para encajar con las tendencias de este lugar del mundo. Continuaron realizándose cambios en el diseño para acercarse a los modelos actuales. Además se da forma a la guitarra flamenca gracias al trabajo de Torres Jurado.

Siglo XX – El exito

Y llegamos a la consolidación de la guitarra española como uno de los instrumentos más importantes del mundo, uno que encaja en todo tipo de ambientes y cuya flexibilidad y facilidad de uso la convierten en una de las principales opciones entre los aficionados a la música. Se definen las claves para tocarla, los elementos principales de diseño y las obras más reconocibles.

El sonido de la guitarra

La guitarra española o guitarra clásica han de afinarse correctamente. Para ello, en primer lugar, resulta conveniente identificar y aprender cuáles son los nombres de las cuerdas. La más gruesa (la sexta) es E y se clasifican de la sexta a la primera como E, A, D, G, B y E, respectivamente.

Fichas Rápidas

Registro

En cualquier guitarra la nota del 13º traste es idéntica a la del 1º, pero una octava más alta.

Por esta razón se considera que la guitarra abarca desde el Mi de la sexta cuerda tocada al aire hasta el Mi del 12º traste de la primera cuerda, en total tres octavas, que incluyen 22 notas naturales (sin contar con los bemoles y sostenidos).

Tablatura

Las tablaturas para instrumentos de cuerda hacen uso de letras o números sobre líneas o letras colocadas libremente. En el caso de las tablaturas de laúd o de guitarra, normalmente sólo se indica el momento de inicio de un sonido, pero no su duración ni la conducción de las diferentes voces en piezas polifónicas.

El Flamenco

El flamenco es la música popular del sur de España, que se suele asociar a una danza y un cante dramático. Sin embargo, el papel más importante lo desempeña la guitarra ya que es la responsable de la música. Este instrumento mar los ritmos y la dirección de las melodías, tocando rasgueados (con la mano derecha) o punteando la falseta (el pasaje melódico=. Un buen guitarrista utiliza el rasgueado para acometer, dirigir e imprimí fuerza a la música sin interrumpirla.

La Guitarra Blues

Con los primeros acompañamientos de guitarra hubo otra manera de resolver el dilema. La guitarra desplazó en alto grado al Banjo y al violín, sobre todo al primero, cuyo uso fue poco común entre los cantantes de Blues. El blues era ante todo una música vocal y requería cierta calidad vocal en los instrumentos. La flexibilidad de la guitarra satisfacía dicha exigencia. La afinación mi-si-sol-re-la-mi típica se alteraba tensando o destensando las cuerdas hasta que el instrumento quedaba afinado a una cuerda.

Galerias de Guitarristas

Guitarras en YouTube