Limpieza del Instrumento Musical

Al igual que nos preocupamos por nuestra higiene personal, deberíamos de hacerlo por la de nuestro instrumento, por el cuidado del mismo.

La higiene del instrumento y la higiene personal (incluyendo los hábitos posturales, los buenos hábitos de vida saludables, etc.) se relacionan en numerables ocasiones y ambas son imprescindibles. En otro artículo hablaré sobre la estas cuestiones.

14 tips para que alargues la vida de tu instrumento.

  1. Evita comer o beber cuando estés tocando tu instrumento, ya que podrían caer residuos en el mismo que lo arruinarían.
  2. Toma las medidas de higiene que utilizas tras ir al tocador: manos bien lavadas y secadas protegen a tu instrumento.
  3. Guarda el instrumento siempre en su funda y estuche cuando no lo estés usando.
  4. Si no lo estás usando, guárdalo de inmediato: siempre colócalo en su funda y estuche, que está diseñado para cubrirlo de la mejor manera.
  5. Controla dos veces: que las bisagras del estuche se muevan correctamente y los cierres se aseguren con firmeza.
  6. Respétalo: no coloques o recargues nada encima del instrumento, aunque esté en el estuche.
  7. Protégelo de las altas temperaturas: lo mejor es que esté en temperatura ambiente, así evitas que se deforme su material o las piezas se aflojen.
  8. El agua no es amiga: los niveles de humedad altos también afectan su desempeño en maderas y metales, no lo expongas.
  9. Trátalo como una parte de tu familia, así que debe tener su espacio exclusivo de almacenamiento para evitar accidentes.
  10. Si tu instrumento es de viento, evita utilizar pinzas o objetos punzo cortantes para retirar las boquillas.
  11. Que brille de limpio: con un paño suave retira el polvo y las huellas dactilares.
  12. Mantén el trapito limpio: que sea exclusivo para tu instrumento, lávalo con regularidad y asegúrate que esté seco siempre cuando lo utilices.
  13. Dile no a los limpiadores agresivos: pueden resultar corrosivos para los instrumentos, mejor consulta con tu especialista cuál debes usar.
  14. No le metas mano: puede ser muy tentador tratar de repararlo tú solo, pero solo un técnico profesional puede garantizarte la perfección.