Maderas – Oboe

El oboe un instrumento musical de viento, elaborado en madera, conformado básicamente por un cilindro cónico por donde entrará el aire por medio de una lengüeta doble, y es la vibración de ese dispositivo lo que crea el sonido. Al final, el tubo se hace más ancho, y crea una especie de embudo.

Además, el oboe tiene orificios y llaves que generarán los distintos matices. Se ubica en el rango de soprano, y crea un sonido aterciopelado y suave.

El oboe se emplea esencialmente en la música tradicional, mas asimismo ha sido empleado puntualmente en ciertas expresiones de géneros populares modernos y en el jazz.

Partes del Oboe

Partes del Oboe

La campana

La campana es donde emergen las ondas sonoras del oboe. La campana es la última de las cinco secciones del oboe, y es donde el tono acabado del oboe emerge del instrumento. Está ubicado en el extremo inferior del oboe y viene en una selección casi infinita de longitudes, bengalas, pesas, perforaciones y más.

Tenga mucho cuidado cuando saque el oboe de la caja o lo mantenga en reposo. Debe asegurarse de que la campana no golpee contra algo y se dañe.

Articulación inferior

Es la cuarta de cinco secciones y conduce a la campana. Las uniones superior e inferior son donde se ubican todas las teclas, barras y agujeros de tono que crean diferentes tonos dependiendo de qué combinación de teclas se presionan. El interior cónico de estas piezas ayuda a darle al oboe su tono distintivo y penetrante.

Articulación superior

Es la tercera de cinco secciones y se encuentra entre la grapa y la junta inferior. Las uniones superior e inferior son donde se ubican todas las teclas, barras y agujeros de tono que crean diferentes tonos dependiendo de qué combinación de teclas se presionan. La unión superior también incluye dos teclas especiales que se utilizan para activar dos rangos de octava diferentes, conocidos como la primera tecla de octava y la tecla de la segunda octava.

Teclas de octava

Le permiten al jugador producir tonos una o dos octavas más altas usando la misma digitación. La mayoría de los oboes tienen dos de las teclas de octava, aunque algunos tienen tres. Si hay dos, las teclas producen tonos en los rangos de E5 a G5 y A5 a C6. La primera tecla de octava se usa para acceder al rango anterior y se encuentra debajo del pulgar de la mano izquierda. Algunos oboes modernos tienen innovaciones en su trabajo de teclado que le permiten al jugador producir octavas sin el uso de una tecla de octava separada.

Segunda tecla de la octava: le permiten al jugador producir tonos una o dos octavas más altas usando la misma digitación. La mayoría de los oboes tienen dos de las teclas de octava, aunque algunos tienen tres. Si hay dos, las teclas producen tonos en los rangos de E5 a G # 5 y A5 a C6. La segunda tecla de octava, que cubre el último rango, se ubica sobre las teclas frontales y se toca con el dedo índice izquierdo.

Algunos oboes modernos tienen innovaciones en su trabajo de teclado que le permiten al jugador producir octavas sin el uso de una tecla de octava separada.

Teclas de dedo

Activan un sistema de varilla que cubre y descubre agujeros de tono para producir diferentes tonos de la escala. Las articulaciones superior e inferior del oboe están entrecruzadas por una compleja red de varillas que son accionadas por las teclas de los dedos. Las teclas giran las varillas y las varillas a su vez colocan o quitan cubiertas diminutas sobre los orificios de tono para producir tonos diferentes.

El oboe también tiene dos teclas adicionales distintivas llamadas “teclas de octava” que realizan una función similar a la tecla de registro en un clarinete. Sin embargo, las teclas de octava cambian el tono en una octava exacta, mientras que las teclas de registro pueden cambiar el tono en diferentes intervalos. Ambas claves de octava se encuentran en la articulación superior.

La Caña

El diseño de doble lengüeta del oboe convierte las vibraciones de los labios del jugador en ondas sonoras.

La caña está hecha de dos piezas de caña unidas entre sí y colocadas en la grapa del oboe. Cuando el jugador aplica presión de aire y vibración de labios, la pieza de caña vibra junta y crea ondas sonoras estacionarias dentro de la cavidad interna del oboe.

Muchos jugadores experimentados hacen sus propias cañas, obteniendo personalmente el bastón y cortándolo y raspándolo para cumplir con sus especificaciones exactas. La personalidad de la caña puede influir en gran medida en el tono resultante del oboe.

La grapa

Dirige las vibraciones del aire y los labios del jugador al oboe. La grapa es más que un elemento de conexión entre la caña y el cuerpo del oboe. La forma, el tamaño y los materiales utilizados para crear la grapa pueden tener un efecto profundo en el tono general del oboe.

La grapa a veces se llama bocal, ya que es algo similar a la bocal utilizada en el fagot para sostener su doble lengüeta.

Hecho tradicionalmente de African Blackwood, también llamado grenadilla, el instrumento está hecho en tres partes. La junta superior tiene 10 u 11 agujeros, la mayoría de los cuales están manipulados por la mano izquierda del tocador.

La junta inferior también tiene 10 agujeros, para la mayoría de los cuales el tocador usa la mano derecha. La sección de la campana tiene dos agujeros, cubiertos con llaves, que el tocador no suele utilizar.

Historia del Oboe

Origen del Instrumento

El origen del instrumento conocido en la actualidad por el nombre de oboe se remonta a 3000 a. C.

Su nacimiento tuvo lugar posiblemente en las civilizaciones de Mesopotamia, Babilonia e Isin: sumerios, babilonios y asirios. En esta zona geográfica apareció gran diversidad de oboes conocidos con el nombre genérico de abud.

El hallazgo de embocaduras de lengüeta doble, y las representaciones pictóricas, nos demuestran que unos instrumentos de la familia del oboe eran conocidos en Egipto hacia el año 2000 a. C. Los instrumentos de doble lengüeta, denominados majt, alcanzaron un gran protagonismo, relegando a un segundo plano a otros instrumentos.

La lengüeta, elaborada en bambú, obtuvo una verdadera importancia. Las dos láminas que la forman eran tratadas cuidadosamente incluso durante el crecimiento de la planta.

El aulos, también con un carácter genérico, se difundió por toda Grecia, llegando posteriormente a Roma con el nombre de tibia. Aristóteles, en su Arte poética, hace alusión a este instrumento, diferenciándolo del sirinx, instrumento antecesor de la flauta de Pan.

También encontramos en un texto de Midas de Agrigento una distinción similar. El timbre del aulos era agudo y algo estridente. Su ejecución presentaba gran dificultad y, de hecho, Aristóteles aconsejó que el aulos fuese tocado por músicos experimentados. Aun así fue el instrumento aerófono más importante de toda Grecia, pese a que Platón lo prohibiera en La República, por ser de dudosa afinación y sonido poco agradecido.

En Grecia la música adquirió un importante papel en la educación de los griegos; hasta los treinta años de edad era ordenado por las leyes el estudio musical, y en Atenas, Esparta y Tebas todo ciudadano aprendía a tocar el oboe.

Edad Media

En la Edad Media fue la chirimía (chalumeau en francés, shawm en inglés) la que destacó entre los instrumentos de lengüeta doble, llegando a la música del Renacimiento con fuerza y con importantes mejoras.

En la corte de Alfonso X el Sabio había gran cantidad de trovadores y troveros, los cuales dominaban el primitivo oboe, en forma de dulzaina o chirimía. En el siglo XIII aparece en Francia un instrumento que mereció el nombre de oboe. Se fabricaba en el Poitou. En el siglo XV, la villa de Cousteill (en Poitou) llegó a ser célebre por los oboes que se hacían allí. Estos instrumentos rudimentarios los tocaban los bufones y los juglares, junto con otros de cuerda o de viento, tales como violas, rebecs, mandoras, laúdes, fídulas, caramillos y flautas.

Henry Purcell compuso por primera vez para oboe en 1681 y lo emplearía regularmente en sus obras. En 1695, en Inglaterra se publicó el primer manual de oboe.

Estaban fabricados con madera de boj, arce, ciruelo, cedro, peral, y más modernamente de ébano.

Barroco

Se le atribuye al gran virtuoso Jean Hotteterre, el diseño del primer oboe. Al momento de la llegada de Jean Baptiste Lully, como compositor de la corte de Luis XIV, se encontró con el amplio uso que se le daba al oboe en la corte francesa. Jean Hotteterre era el gaitero de la corte además de ser un fabricante de de instrumentos.instrumentos. Poseía un taller en el que hizo varias adaptaciones y experimentos sobre chirimías y gaitas. Así llegó el elegante oboe de tres piezas, que fue tomado inmediatamente por los interpretes de instrumentos aerófonos de la corte francesa.

Se considera que la ópera de Robert Cambert «Pomone», como el primer uso del oboe como instrumento orquestal. Henry Purcell compuso por vez primera para oboe en el ano 1681 y lo emplearía regularmente en sus obras. En el ano 1695, se publica el primer manual para oboe, «The Springhtly Companion», compuesto por John Bannister El Joven.

En el siglo XVIII el oboe fue aclamado y utilizado ampliamente en toda Europa. Así las bandas de las cortes de toda Europa empezaron a abandonar el uso de las viejas chirimías y a utilizar el nuevo haut-bois.

Clasicismo

El instrumento tuvo un periodo de consolidación hasta el fin del Barroco y durante el Clasicismo vio un deseo de mejora técnica, así como los primeros signos de las emergentes características de cada país. En los nuevos instrumentos se redujo la considerable longitud del tubo por debajo de los agujeros de los dedos. Tenía seis agujeros principalmente distribuidos por dos grupos de tres, separados por un espacio más largo y por una clavija entre ellos. En el extremo más bajo, otro agujero era controlado por una llave permanentemente abierta, y articulada. El siguiente agujero, cerrado por una llave, daba el semitono cromático de re♯3. Aunque la escala principal del tubo era la de re mayor, los seis agujeros de los dedos eran, de alguna manera, ambiguos en su afinación, dejando gran libertad al instrumentista en materia de entonación e inflexión.

En cuanto a la caña que se usaba, se sabe bien poco, aunque esto es inevitable considerando la delicadeza de su estructura y la naturaleza perecedera de su material. Lo máximo que se ha podido recoger de algunas ilustraciones es que las cañas antiguas eran, en comparación con las actuales, bastante anchas en cuanto a su longitud y en su forma de cuña.

Fue durante este periodo cuando el instrumento fue plenamente aceptado dentro de la orquesta, pronto pasaría a ser una de las voces más expresivas, siendo empleado en solos por derecho propio.

Romanticismo

Desde comienzos del siglo XIX la elaboración de las llaves y el torneado ha cambiado mucho. Hoy en día se emplean técnicas digitales de pulido de maderas, de taladrado de precisión y se sigue todo mediante un proceso informatizado, aunque al final los retoques del instrumento (tornillos, sonido y afinación) los realizan a mano expertos especializados.

No cabe duda de que el espíritu estético del Romanticismo, junto con la Revolución industrial, creó las circunstancias idóneas para la evolución sonora y la mecanización del oboe. Por una parte, la delicada precisión del instrumento requirió para su fabricación el desarrollo mecánico de las máquinas. Por otra parte, el espíritu romántico permitió investigar hasta lograr el sonido que se deseaba en el oboe.

Después de 1820 aparece el oboe de trece llaves de Joseph Sellner, profesor de orquesta en Viena quien ejerció durante mucho tiempo su influencia sobre la concepción alemana del instrumento. Joseph Sellner había añadido algunas llaves dobles y así se creó su llamado «oboe de llaves», el más avanzado de su tiempo. Éste es todavía la base del instrumento de estilo vienés utilizado hoy en día.

Siglo XX

En la época de François Lorée asistimos a la perfección del oboe clásico. La aparición de orquestas de gran tamaño exigió que la sonoridad del oboe fuera más penetrante. Empezaron a utilizarse maderas más pesadas y las paredes del instrumento se hicieron más densas. Se emplearon maderas de diferentes variedades del granadillo y en particular el ébano de Mozambique en sustitución de otras maderas como el palosanto y el boj. Numerosos instrumentistas de todo el mundo consideraban los instrumentos de Lorée como los mejores que se han fabricado, y han llegado sin apenas modificaciones a nuestros días. Su hijo, Lucien Lorée (1867-1945), a quien le había transmitidos sus años de experiencia, le sucede a su muerte en 1902.

Durante el período 1900-1906, Lucien Lorée modernizó el oboe y realizó numerosas modificaciones en el sistema 6, creando en 1906 su famoso modelo de conservatorio de platillos (en francés modèle conservatoire à plateaux). Recibe este nombre, porque incorporó tres platillos (un tipo de llave) perforados a los tres agujeros abiertos que quedaban y un platillo sólido para el primer dedo de la mano derecha con el fin de unir otras llaves.

Hoy es el que más se fabrica en París. Entre las invenciones del siglo XX cabe destacar la llave de resonancia para el fa de horca (posición conocida como fourchu en francés y fork en inglés ). Se añadió una llave de resonancia para el si♭2 y una tercera llave de octava para facilitar la ejecución de notas sobreagudas y así proporcionar una mayor seguridad para el intérprete.

Las investigaciones de Marigaux (1935), anteriores a 1930 tomaron, en cierto modo, una orientación contraria a la anterior evolución del oboe francés, ya que el cuerpo era un poco más alargado. El resultado fue un instrumento de gran calidad y sonoridad más suave, características que aún mantiene hoy.

Caracteristicas del Oboe

Entre las principales características del oboe encontramos las siguientes:

  • La calidad de sonido de el mismo es muy versátil y va desde las notas gruesas en el registro bajo hasta las delgadas y penetrantes notas altas.
  • La ruptura entre un registro y el siguiente cubre aproximadamente un tercio menor.
  • El registro medio es la región más utilizada.
  • El timbre ácido del instrumento puede dar un color especial incluso a un pasaje de tutti.
  • El oboe francés tiene un sonido que es más visible en el sonido orquestal general, mientras que el oboe vienés tiende a mezclarse más fácilmente.
  • El oboe vienés tiene un registro inferior de Bb3 – A4, mientras que el de el oboe francés es de Bb3 – F4.
  • Las notas bajas del oboe suenan gruesas, pesadas y melancólicas, las más bajas se desarrollan con mucha fuerza. Las notas de Pianissimo suenan como una flauta.
  • Este posee un registro central de Bb4 – (A5).
  • Su registro superior es de Bb5 – G6 (A6)

A mayor altura, menor volumen, sustancia y expresividad tienen las notas del oboe. A partir de D6 suenan estridentes y estrechas y no han sido solicitadas en la literatura orquestal hasta hace poco tiempo. Las notas más altas (G6 y A6) son mordaz y agudas.

El Sonido del Oboe

Timbre

Su sonoridad es bucólica y pastoril, presentando en su registro medio y agudo unos tonos nasales, dulces y extraordinariamente expresivos.

Posibilidades técnicas

Aun siendo un instrumento netamente expresivo, puede realizar todo tipo de escalas y arpegios con comodidad, aunque con menos agilidad que la flauta. Como ejemplos de oboe en la orquesta, el inicio del segundo movimiento de la Novena sinfonía de Schubert y el arranque del segundo movimiento de la Cuarta sinfonía de Chaikovski.

Fichas Rápidas

En la Orcquesta

El oboe es el instrumento que da la nota «La» para que el resto de los músicos afinen los instrumentos al principio del concierto. Su sonido, penetrante y chillón, es especialmente adecuado en los pasajes a solo, aunque también puede ser efectivo en los pasajes rápidos, usando notas breves y recortadas. 

Hay algunos conciertos para solos de oboe y orquesta. El músico de oboe tiene muchos momentos estelares,  en importantes  pasajes a solo interpretados junto a la orquesta y también en conciertos para otros instrumentos

En los grupos de camara

Desde hace más de 300 años el oboe es uno de los instrumentos favoritos de la música de cámara. Los compositores barrocos escribieron muchas sonatas para oboe y teclado. A finales de siglo XVIII y principios del XIX, este instrumento desempeñó un papel destacado en los conjuntos de viento (parejas de oboes, clarinetes, trompas y fagots). Desde entonces, a los compositores les gusta incluir el oboe en el quinteto de viento (flauta, oboe, clarinete, fagot y trompa) y en muchas otras combinaciones de cámara, como los tríos y los cuartetos. 

Galerias de Oboistas

Lista de Oboistas

Heinz Holliger

Alex Klein

Pierre Pierlot

Albrecht Mayer

Maurice Bourgue

Georg Philipp Telemann

Ludwig August Lebrun

David Walter

Jonathan Kelly

Dominik Wollenweber