Talleres Expresivos: de 3-5 años

En este taller, que ocupa una hora reloj dos veces por semana, o una hora y media una vez por semana, los pequeños podrán iniciarse al mundo de la música a través de canciones, relación de las mismas con el movimiento y las actividades gráficas, la percepción, el reconocimiento sonoro de timbres, planos sonoros, internalización rítmica, audición selectiva de fragmentos musicales, clasificación, identificación y seriación de los mismos, canticuentos, sonorización de historias, acompañamiento de percusión corporal y con instrumentos, y el conocimiento guiado sobre la iniciación a los elementos musicales como notas, claves, pentagramas y figuras son las actividades que se desarrollan en el taller.

En esta etapa los instrumentos que manejarán estimulando las posibilidades de prensión motriz fina serán los de percusión y la flauta dulce, por ser de manipulación sencilla y adecuada para el inicio a la producción de la melodía, es por eso que se pide como requisito de ingreso; en la elección de este instrumento para iniciación se ha pensado en las posibilidades de soplo del tamaño de pulmones, la ejecución también plantea el refuerzo de la idea de frase musical (se corta si no sopla..), las posibilidades de estimulación de la prensión y digitación diferenciada (cada nota posición de dedos diferentes) la transposición de lo aprendido cantando a la ejecución instrumental rítmica y melódicamente ajustadas.

La ejecución iniciará con 3 notas para 3 años, hasta escala completa los de 5 años.

A las actividades de juegos sonoros y canciones se agregan las de ejecución musical paulatina presentación y ejecución de instrumentos de cuerda adecuados en tamaño para la edad y contextura física de los chicos. Violín, violonchelo hacen su aparición después de unos meses cuando ya todos conocen el nombre de las notas y algunas canciones y su respectiva notación musical.

Comienzan a aparecer las escalas mayores y el proceso de incorporación de posición del cuerpo para la ejecución correcta, discriminación y coordinación motriz necesaria para la interpretación de canciones sencillas se van trabajando en los distintos instrumentos.

Cada participante puede ir probando y eligiendo varias veces las opciones con las que seguir y cambiar cuantas veces quiera, según interés y comodidad con el instrumento elegido. Para esta etapa no necesitan tener instrumentos propios.

El objetivo es estimular en este niño/a a través del juego, el movimiento, la música y los cuentos, en comunicación con otros, el desarrollo de sus capacitades expresivas, artístico-creativas y funciones mentales como memoria, atención, concentración, seriación, discriminación auditiva, figura-fondo, interpretación, coordinación.